jueves, 11 de octubre de 2007

En Monterrey

Es realmente una mala suerte no tener buena memoria. pero es Muy muy buena suerte poder ser simpatico de vez en cuando (a pesar de estar medio feo jejeje)

Resulta que llegué a la ciudad de Monterrey dos horas tarde y sin dinero... sin saber dónde quedarme y a un aeropuerto que está totalmente distinto al que vi hace 10 años cuando era casi un niño y bien lejos de la ciudad...
no tenía ni un teléfono al que preguntar... no sabía a dónde ir, y pa colmo de males no había ni una p..a targeta de teléfonos en todo el agriopuerto JAJAJAJAJA
pero resultó que me dieron ray a pesar de ser chilango y hasta me recomendaron en qué hotel quedarme... pero afortunadamente pude comprar una targeta telefónica e investigar ónde chingados tenía que quedarme... resultó que fue en el mismo lugar que hace 10 años, en el mesmísimo hotel!!!

1 comentario:

quique et alia dijo...

Pero qué más. Quedó como inconclusa la historia; bueno, esa impresión me dejó.